Las navidades, y ahora ¿¿Qué hacemos??

Imagen niño santa claus

Imagen niño santa clausCon la llegada de las vacaciones de Navidad, llegan muchas horas sin saber qué hacer con los niños/as. Además la dificultad añadida de aquellos y aquellas que debáis continuar trabajando en este periodo.

Lo principal es saber con quiénes podéis contar durante estos días para que os ayuden con los peques o si tendréis que alternar vuestras vacaciones para que siempre uno de los dos esté en casa con los niños/as. Aunque existen también los campamentos de Navidad que siempre se puede contar con ellos y son una buena alternativa.

Si bien, queremos invitaros a que aprovechéis este periodo para estar con vuestros hijos y el resto de la familia. Pueden ser los mejores momentos para disfrutar todos juntos de un tiempo de calidad. Así que os proponemos diferentes actividades que podáis hacer en familia, ya que este tipo de actividades generan cohesión familiar, fortalece los vínculos emocionales y armoniza el ambiente familiar. Y además crearéis divertidos recuerdos en familia!.

  • Realizar decoración navideña para nuestro hogar: Podéis dar un paseo para recoger ramas secas, piñas de abetos, hojas de tonos ocre y rojizo que pueden convertirse en auténticas obras de arte. Además, podéis aprovechar los materiales reciclados para crear simpáticos muñecos de nieve o arbolitos de Navidad. El único límite es la fantasía. Y estas actividades no sólo son divertidas sino que propician el desarrollo de las habilidades manuales, estimulan la creatividad y mejoran la capacidad de concentración de los niños.
  • Cocinar algo típico de estas fiestas: Podéis aprovechar estas fechas para preparar galletas, tartas y panecillos, que además de ser relativamente fáciles de cocinar, también son muy divertidos ya que los niños podrán jugar a darles diferentes formas. Además, cocinar en familia permite que los niños desarrollen una actitud más abierta y flexible ante los diferentes alimentos. Y lo mejor de todo es que mientras te ayudan también desarrollan su memoria de trabajo ya que deben seguir instrucciones, y se potencia la coordinación fina e incluso pueden aprender conceptos básicos de matemática, gracias a la medición.
  • Hacer un teatro navideño: Nos podemos ayudar con disfraces que haya en casa o, incluso, del propio decorado navideño. Podéis crear una historia entre todos, también podéis elegir un tema central y que cada uno desarrolle su personaje, o finalmente, coged una obra de teatro de algún autor. Cada miembro de la familia podrá escoger un personaje y tendréis que prepararlo y después ponerlo en marcha. Es una actividad divertida que ayudará a los pequeños a desarrollar su imaginación, fomentará la memoria y la creatividad, adquirirán nuevo vocabulario y les ayudará a desarrollar la empatía.
  • Reunión familiar, incluidos los abuelos y contar los recuerdos navideños preferidos de cada uno o qué tradiciones hacían antes. Con esto ayudaremos a los pequeños a conocer a su propia familia, a desarrollar sentimientos de pertenencia, a valorar lo ya vivido e, incluso, puede ser una tradición que se podrá sumar a otras.

Además en cada ciudad tendréis diferentes actividades a las que podréis acudir junto a vuestros hijos. Por lo que sólo necesitáis planificaros bien estas fiestas y a disfrutar!.
bolas navideñas

El coordinador de Parentalidad, ¿Qué es?

Imagen padres
Imagen padres
Imagen del Instituto de Psicología Jurídica y Mediación

Para situarnos en los orígenes de esta nueva figura, debemos trasladarnos a los EEUU y remontarnos a la década de los años noventa. En aquel momento, el número de divorcios había aumentado y las disputas cotidianas de los progenitores se resolvían mayoritariamente en los Juzgados. Fruto de esta situación, los jueces se hallaban desbordados ante el trabajo generado por un pequeño número de familias cuyas contiendas no se solventaban con las resoluciones judiciales. Tampoco resultaban suficientes ni la derivación a escuelas de padres, ni la mediación familiar.

Los jueces advirtieron que la utilización del relitigio por sistema, inhabilitaba la vía legal para solucionar las divergencias entre aquellos progenitores en los que el principal obstáculo era psicológico. Incluso, temas aparentemente irrelevantes buscaban amparo en los Tribunales, lo que provocaba que los expedientes se volvieran voluminosos. Hecho que ocasionaba altos costes tanto a los particulares implicados, como al departamento de Justicia.

La estadística ponía de manifiesto que las separaciones altamente conflictivas llegaban a consumir el 90% del tiempo de los profesionales involucrados y de los Juzgados de Familia. A raíz de dicha constatación, se iniciaron proyectos en los estados de California y Colorado, en los que los magistrados derivaban a estas familias a expertos que recibían el nombre de: “Special masters”.

Mientras el novedoso rol se iba testando en otras jurisdicciones, surgían nuevas denominaciones. Nació así una figura alternativa a los tribunales para la resolución de conflictos, centrada en los niños.

El Coordinador de Parentalidad es un profesional altamente especializado que se rige en un proceso basado en la autonomía de los progenitores y está dirigido a regular las tareas que pueden afectar a los hijos comunes en caso de ruptura de la relación. El principal objetivo es ayudar a los padres a identificar aquellas circunstancias conflictivas y que puedan mantener relaciones paterno/materno-filiales saludables y significativas.

Referencias:

  • Association of Family and Conciliation Courts: http://www.afccnet.org/
  • Coates, C., Deutsch, R., Starnes, H., Sullivan, M.J., y Sydlik, B. (2003). Parenting coordination high-conflict families. Family Court Review, 41, 1-17.
  • Capdevila, C. (2016). La coordinación de coparentalidad. Una intervención especializada para familias en situación de alta conflictividad crónica post-ruptura de pareja. Anuario de psicología, 46, 41-49.