Cuando tu hijo o hija se convierte en el rey de la casa

Imagen niño rey de la casa
En ocasiones, nuestros hijos o hijas llegan a creerse los reyes y reinas de nuestro hogar en el que los demás existimos sólo para complacerlos. Hay autores que llaman a esta situación: síndrome del emperador, el niño tirano o el niño dictador.Pero, ¿a qué señales debemos estar atentos para poner freno a esta situación lo antes posible?.  Porque cuanto más tiempo pase, más difícil será “bajar a nuestro hijo/a de su trono” y las conductas serán cada vez más agresivas.  Por ello, te contamos las señales de alerta:

  • Cuando tu hijo/a es egoísta. Piensa que se lo merece todo simplemente por existir.
  • Es caprichoso e inflexible. Exige que se cumplan todos sus deseos de manera inmediata, además no son flexibles para modificar sus demandas ni manejan bien las esperas, requieren la inmediatez.
  • Son intolerantes y demandan absoluta atención. Tienen dificultades para sentir empatía por los demás y no conocen la existencia de los turnos, ellos siempre son los primeros.
  • Tienen mal comportamiento. Cuando se les niega algo o no se atienden sus demandas de manera inmediata, utilizan la rabieta, pataletas o gritos para conseguir lo que desean.
  • No saben compartir. Cuando están con otros niños, no comparten sus juguetes, pero reclaman los juguetes de los demás de manera insistente y agresiva.
  • No soportan la frustración. No saben admitir un “no” por respuesta.
  • No reconocen ni respetan las figuras de autoridad, ni en el hogar ni en la escuela.
  • Discuten siempre las normas que se les imponen.

Otras señales de alerta que debéis tener en cuenta y buscar rápidamente ayuda especializada, son las siguientes:

  • Os insulta o se ríe de vosotros para humillaros.
  • Rompe objetos intencionadamente del hogar.
  • Os quita dinero sin pedirlo.
  • Os amenaza con irse del hogar o, incluso, de hacerse daño a sí mismo o a alguno de vosotros.
  • Os grita constantemente.
  • Os ha tirado algún objeto con la intención de dañaros.
  • Os ha pegado o ha hecho el gesto de pegar.

Cada vez más, llegan a consulta padres y madres desesperados porque la relación con sus hijos en casa es insostenible. Actualmente, son cada vez más las denuncias de padres/madres a sus hijos por las conductas agresivas de estos. Este tipo de situación en el hogar rompe totalmente la armonía familiar y genera un gran estrés y malestar en la dinámica familiar. Por ello, ante las señales que anteriormente os hemos descrito, debéis como padres-madres poneros en marcha para actuar y retomar las riendas de vuestro hogar. Si tenéis más dudas o necesitáis asesoramiento, ¡no dudéis en contactar con nosotros!.

La próxima semana en el blog os contaremos cómo gestionar este tipo de situaciones de conflictos en casa.

Artículo realizado por Patricia Jiménez, psicóloga, con amplia experiencia en mediación familiar e intervención en familias y/o parejas, separaciones y/o rupturas conflictivas e interferencias parentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *